Home Sports Esta gira acústica es como volver al origen, y eso está influyendo...

Esta gira acústica es como volver al origen, y eso está influyendo en mi creación

17
0


A Diego Cantero (Funambulista) le gusta la vida, y hacer canciones. Ha sido pregonero de las fiestas de septiembre, embajador en Fitur hace unos meses (autor de la canción ‘Dos mares y una mirada’)… Cuando cantó ‘Me gusta la vida’ en el concierto por el 40º aniversario del Estatuto de Autonomía de la Región, la Plaza de Toros se vino abajo. Ahora trae su ‘Animal Gira Acústica’, que ha pasado por ciudades como Londres y Dublín, a los Conciertos de la Primavera. En esta gira, el cantante molinense comparte de cerca y en un entorno íntimo los secretos de sus canciones cantadas y contadas como nunca antes, haciendo partícipe al público de las motivaciones que le llevaron a escribir cada verso. Con una cuidada escenografía y una banda de sensibilidad desbordante, también se podrán escuchar por primera vez en directo temas que ya están sonando del próximo disco, que Funambulista están ultimando con la asistencia de Tato Latorre. Cuando ves cantar a Diego tienes la sensación de asistir a algo más que a un concierto, de estar frente a uno de los mejores cantautores contemporáneos de nuestro país.

Te hemos sorprendido en el estudio de grabación.

Sí, preparando cositas nuevas en este momento. Uno siempre está enseñando lo que hizo y haciendo lo que verán. O sea, que en eso estamos: construyendo el futuro. Estoy aquí en el estudio con Tato en este momento.

Seguro que ya os conocéis cara a cara todos los trucos. Solo hará falta elevar una ceja para saber qué queréis.

Así es, creo que estamos ya en ese momento. Yo con él llevo 12 o 13 años juntos, imagínate la conexión que hay. El sabe la dirección inmediatamente. Estamos haciendo un nuevo disco, sí. Estoy en ese momento de terminar de producir las cosas que tengo para ver si está todo, si falta algo, si sobra algo…

¿Y cómo pasa la vida para ti últimamente?

Entre biberones, furgoneta, estudio, concierto, kilómetros y mucha carretera, porque estamos en esta gira de acústico que nos está haciendo recorrer toda España y parte del extranjero, nunca mejor dicho; por primera vez puedo decirlo.

Te has dado una vuelta por Dublín y Londres.

Ahí estuvimos. Fue una pasada, un ejercicio de vamos a enfrentarnos de nuevo a un público que pensábamos que no nos conocía, a ver qué ocurre por ahí, a tomar el aire fresco, y nos encontramos a un montón de españoles, entre ellos muchísimos murcianos que viven en Dublín y Londres, que agradecieron no te imaginas de qué manera el hecho de que un músico español les fuera a cantar allí. Fue al final una fiesta española. Muy bonito, muy buena experiencia, para repetir. Ya pienso incluir no solo Londres y Dublín, sino varios países de Europa en mis próximas giras.

Esto suena casi a como cuando Marisol y otros artistas iban en los años sesenta, en pleno franquismo, a hacer galas para los inmigrantes españoles que estaban trabajando en el extranjero y que los recibían con una emoción increíble.

Yo, por mi mujer, que vivió muchos años en Alemania e iba a visitarla continuamente, siempre tuve esa empatía, porque conocí las comunidades españolas fuera de su país, de su ciudad, y siempre me quedó ahí en la retina las ganas de decir: “Esta gente seguro que la música les acerca un poquito”, y sí, acaba ocurriendo eso, y también te digo egoístamente: salir de España, tomar aire fresco, ir a otros bares, respirar otros aires, también inspira mucho a la hora de componer.

Supongo que ahora mismo estarías trabajando en alguna canción, y que a lo mejor es el nuevo single.

Estamos terminando de rematar este tema que acabamos de hacer y otros dos, para tomar una decisión de single de radio y demás. Nos vamos a presentar un poco a las radiofórmulas a ver si los convencemos.

¿Y qué onda llevas? Para tu anterior trabajo te fuiste a Puerto Rico, al Caribe…

Hay cambio de rumbo. Creo que va a sorprender tanto como cuando me fui al Caribe. No sé definirlo, en realidad. Estamos haciendo música más pop en algunas ocasiones,.. Esta canción que estoy haciendo ahora mismo concretamente es una canción que hice a mi hijo, que cumple 11 meses, y le debía su canción, y aquí ha nacido. No sé si es una nana, una rumba… Es una canción a mi hijo que a mí me vuelve loco.

¿Cómo va de avanzado el nuevo disco?

Llevamos tres cuartos aproximadamente. Estoy con la duda de cuántas canciones meter, si muchas o pocas…

¿Cuántas has preparado?

Ahora mismo tengo como 16 más las que no he grabado… Ya no sé si es un disco largo, o dos, o qué pasa. Muchas veces siento esa tristeza de saber que las canciones 7, 8, 9, 10 y 11 de un disco están castigadas ya antes de hacerlo, porque es muy exigente para el oyente de hoy en día que llegue a ese momento del disco sin que le hayan llamado al teléfono, le haya salido una notificación de no sé qué red social… Y me planteo si cuidar un poco más las canciones y buscarles el hueco para que realmente tengan protagonismo.

¿Tienes ya alguna colaboración? ¿Va a participar Paco Damas también? ¿Le digo algo a Sabina?

¡Por favor! Dile que preparo unos cafés con leche que se queda muerto, y le pongo su güisquicito con hielo.

¿Qué nuevos sabores le estás sacando a esta gira acústica? ¿Por qué te la has planteado en este formato?

Está siendo -lo voy a decir con honestidad absoluta- la gira más bonita que he hecho en mi vida. No sé qué está pasando. He vuelto al cantautor que siempre he sido, con un repertorio que ya es amplio, con unos músicos con los cuales llevamos conectados ya demasiados años y venimos de dos años de tocar con banda, con metrónomo, con secuencias, con un show mucho más energético, y de repente coger las canciones, vaciarlas, dejarlas ad libitum, dejar que la improvisación forme una parte muy importante del show, verme dirigiendo de nuevo mi show, en el sentido de me apetece repetir el estribillo, me apetece bajar la dinámica al suelo, subir al cielo… Es libertad, y sobre todo es un riesgo en cada concierto, porque lo que hago es invitar a la gente a que desde el minuto 1 pidan las canciones que quieren que toquemos: es decir, mi teoría es: no me gusta ir a un concierto de un artista y que no toque la canción que iba a escuchar. Mi pretensión es que eso no le pase a la gente que venga a vernos.

Eso puede ser un lío monumental.

Así es, Ángel. Me gusta el lío. Y muchas veces me piden una canción de hace 20 años que no hemos tocado y que no me acuerdo de la letra, y nos lanzamos. Van pasando cosas. Al final es un diálogo entre el público y nosotros, y aprovechar esa cercanía que hace tiempo que no tenía ese acercamiento a los teatros, a saber que te están mirando a los ojos, que no están con el entretenimiento de las fiestas de cualquier lugar o un aire libre donde están tomándose algo o charlando con los amigos y escuchando música, sino que están pendientes de cada gesto y de cada palabra, y yo me doy cuenta también de la valía de las canciones, de las frases, y de sus virtudes y defectos. Estoy aprendiendo mucho en esta gira.

¿Qué acogida ha tenido ‘Salida 32’? Provocó algún que otro torbellino en las redes tratando de descubrir de qué iba o con quién ibas a hacerla.

Está guay, es una canción divertida. Al final es una canción irónica que habla de dos empresarios del Levante español que después de pasar la semana explotando bien a sus trabajadores, se van a comerse su paella de rigor al puerto de Alicante, y luego a esos bares que hay en la carretera con luces de colores. Coinciden allí, se conocen y el amor acaba haciendo el resto. Yo creo que es una historia divertida. A mí me suena a ese 2008, burbuja inmobiliaria… Me llevó a ese momento histórico.

Dicen que volver al origen es la receta para mirar al futuro

Pues sí, últimamente llevo mirándome bastante hacia adentro, y esta gira acústica supone también volver a ese origen y está influyendo en mi creación; las canciones que estoy grabando ahora las hice hace año y pico, y a día de hoy estoy componiendo. Ya hoy estoy componiendo de manera distinta a lo que va a sonar en el disco próximo; esto no sé si es evolución o es natural. Uno va creciendo, van pasando los años, y se va llenando de cosas. Y últimamente estoy con esa mirada al pasado. Yo creo que el disco nuevo va a tener que ver con esto; cuando me lo planteaba con un nexo común, quise hacer canciones que me fliparan como cuando la música me llegó por primera vez. Es decir, esta Salida 32 puede recordar a La Cabra Mecánica cuando a mi me volvía loco. La canción que saqué con Pastora Soler, Sigo, me recuerda, salvando las distancias, evidentemente, al Alejandro Sanz que me volvía loco por primera vez, y estoy tratando de hacer estas similitudes: la música que me volvió loco en el momento en que las cosas te pasan por primera vez , y conectas. Este es un poco el nexo común de este nuevo disco.

Lo del fenómeno cantautores de Molina, ¿tiene que ver con el meteorito?

[Risas] Sí, supongo que será el meteorito y el echarle limón a todo. Es una locura lo que pasa y lo que está pasando, y más en el caso de Muerdo, que no solo es de Molina sino que es mi primo hermano. Es muy curioso, también está Roció Ramos, y Carmesí, y hay un montón de cantautores. ¡Es una pasada! Y si tengo algo que ver en que eso haya ocurrido, es un honor inmenso.

Tú pusiste la primera piedra.

Sí, pero yo lo hice gracias a grupos que estuvieron antes, Laverne y un montón de grupos que había en mi pueblo. Yo recuerdo los sábados por la tarde darte un paseo por los barrios y en todos los garajes de las casas sonaba música, y yo era el niño que llamaba la puerta y me metía en los locales de ensayo a escuchar a Cosmic y tantas bandas que había en ese momento y que me dejaron loco cuando veía cuatro melenudos adolescentes poniéndose de acuerdo para hacer sonar algo con cierta dignidad.

Tú también eras uno de esos melenudos, al frente de una banda de hardcore llamada KTF.

Sí, no desvelemos las siglas. Era una banda de hardcore en los tiempos de Narco, Hamlet …Allá por el año 2000, en el Mola Joven gané como cantautor y quedé segundo con mi grupo.

Hace unos días te vi en ‘Pasapalabra’. Parece que muchos músicos tenéis que recurrir ahora a programas no estrictamente musicales para mostrar vuestras canciones. ¿Está la cosa malita para llevar música a la televisión?

En el caso de Pasapalabra uno va porque se graban tres programas , y en uno de ellos te dejan tocar un trocito de tema. Así es, vamos buscando el hueco. “¿Me dejas meter mi guitarra un momento? ¿Qué tengo que hacer?”. Estamos en ese momento. Ojalá hubiera más programas musicales, pero parece que la audiencia no lo quiere, y por más que nos duela, programas musicales en televisión ha habido en otro momento y no han terminado de funcionar; igual que las entrevistas largas como las que tú has hecho toda la vida en radio, pues en televisión nunca han funcionado; sin embargo ahora los podcasts sí están petando, y yo soy consumidor de podcasts, de conversaciones entre personas que puede durar dos horas y media, y me las trago muy amablemente. Igual va siendo hora de revisar la televisión convencional, y a lo mejor sería un buen momento para que hubiera un hueco para la música.

A la semana siguiente de pasar por aquí, te vas al circo Price. ¿Esto presupone grabación de disco en directo, en formato acústico?

Está ocurriendo algo de absoluta casualidad. En … Nosotros llevamos nuestra propia mesa de sonido, y decidimos grabar una canción en la primera prueba de sonido de esta gira. Como llevamos un videógrafo con nosotros en gira, lo grabamos en video y en audio, y desde ese día, en cada prueba de sonido grabamos un acústico en directo que subimos a youtube, y sin quererlo ni comerlo ni beberlo, se está convirtiendo en un trabajo de disco en directo, absolutamente casual e inesperado. Ahora mismo está en youtube, y me gustaría subirlo a plataformas como spotify y demás, siempre y cuando vaya asociado al video, porque me parece que este tipo de canción y el formato -ya que estamos yendo a teatros muy bonitos- es mucho más completo verlo y escucharlo a la vez.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here