Home World Brandon Johnson enfrenta una rebelión total en la Municipalidad por ShotSpotter –...

Brandon Johnson enfrenta una rebelión total en la Municipalidad por ShotSpotter – Chicago Tribune

17
0



Brandon Johnson enfrenta una rebelión total en la Municipalidad por ShotSpotter – Chicago Tribune

Quizás, después de todo, ShotSpotter no esté viviendo un tiempo prestado en Chicago.

El alcalde Brandon Johnson acordó en febrero una extensión de nueve meses del contrato de la ciudad con la compañía propietaria de la tecnología de detección de disparos en la que la policía de Chicago ha confiado durante siete años para responder rápidamente a los tiroteos. Pero dijo en ese momento que la ciudad dejaría de usar ShotSpotter una vez que el contrato finalizara.

Eso fue contrario a las recomendaciones del superintendente de policía elegido por Johnson, Larry Snelling, y en contra de los deseos de muchos concejales que representan los distritos a los que sirve ShotSpotter.

Seis semanas después, el alcalde parece tener entre manos una grave rebelión en el Ayuntamiento. El Comité de Policía y Bomberos del consejo aprobó el lunes una propuesta presentada por el concejal David Moore (D-17), eso permitiría que el uso de ShotSpotter continúe en los distritos cuyos concejales lo quieran después de que expire el contrato.

A juzgar por la audiencia del comité del lunes sobre la medida propuesta, la mayoría de los concejales que tienen la tecnología en sus distritos quieren conservarla. ShotSpotter no se utiliza en toda la ciudad. Está desplegado en 15 de 25 distritos policiales, normalmente los más afectados por la violencia armada. Irónicamente, gran parte de la oposición a ShotSpotter proviene de concejales que representan distritos a los que no afecta.

Así que Johnson ahora enfrenta otro problema político más, nacido de su tendencia desde que asumió el cargo en mayo a actuar frente a una intensa oposición, aparentemente porque el elemento de acción fue algo que prometió durante la campaña electoral. De hecho, el candidato Johnson se comprometió a acabar con ShotSpotter, argumentando que era una herramienta ineficaz para luchar contra el crimen y fomentaba una vigilancia excesiva de los barrios mayoritariamente negros y morenos de Chicago.

Sin embargo, cuando venció el contrato, accedió en el último momento a los deseos de su jefe de policía y negoció una extensión que duraría hasta después de la Convención Nacional Demócrata en agosto. Pero fue inequívoco sobre lo que sucedería después.

“Este es un trato cerrado”, dijo en febrero. “He cancelado ShotSpotter”.

Moore no estaba de acuerdo. Rápidamente presentó la ordenanza propuesta. La medida ahora está programada para la consideración del pleno del consejo, potencialmente a finales de este mes, después de pasar por el Comité de Policía y Bomberos.

Moore destacó el lunes el punto más destacado, del que se hicieron eco algunos de sus colegas, de que si Johnson consideraba que ShotSpotter era fundamental para mantener seguros a los visitantes durante la próxima convención política, ¿por qué no haría lo mismo con los residentes de la ciudad? “O funciona o no”, dijo Moore. “Si funciona para el Comité Nacional Demócrata, entonces debe funcionar para los electores aquí en la ciudad de Chicago”.

Johnson celebró una breve reunión de prensa el lunes después de un evento no relacionado y no respondió preguntas sobre la legislación ShotSpotter del consejo. El viernes, la oficina del alcalde le dijo a Block Club que la seguridad pública “no se puede gestionar de manera efectiva barrio por barrio”.

Sin embargo, un alcalde políticamente debilitado, afectado por la pérdida de su preciado referéndum Bring Chicago Home para aumentar los impuestos inmobiliarios para la financiación de personas sin hogar, no está en buena posición para simplemente decirles a los concejales que ejecuten un aumento. El esfuerzo por restaurar ShotSpotter muestra cuán poco miedo infunde Johnson en los corazones de los miembros del consejo. Si hay una mayoría que quiere conservar ShotSpotter, será difícil para él mantener su posición de “acuerdo cerrado”.

Esta página es un apoyo calificado para continuar con la tecnología, que según la policía es fundamental para responder a la escena cuando hay disparos. Los opositores han citado estadísticas e informes que concluyen que la tecnología hace poco para prevenir o resolver delitos. Pero incluso algunos opositores están entusiasmados con la idea de que ShotSpotter puede salvar vidas al permitir una respuesta rápida a las víctimas de disparos cuya supervivencia puede depender de la rapidez con la que se proporcione el tratamiento.

La propuesta de Moore también prevé que la policía de Chicago (o potencialmente el inspector general de la ciudad) informe mensualmente sobre las estadísticas que anhelan los formuladores de políticas en ambos lados del problema. Por ejemplo, en al menos el 75% de las respuestas policiales a disparos, ShotSpotter proporciona al departamento su primera alerta, según Noé Flores, subdirector de la división de iniciativas estratégicas del Departamento de Policía de Chicago. En el 60% de las notificaciones de disparos de ShotSpotter, no se realiza ninguna llamada al 911, dijo a los concejales en la audiencia.

Definitivamente sería útil disponer de más datos para centrar este debate. ShotSpotter no es barato. Cuesta alrededor de 9 millones de dólares al año, o al menos así ha sido hasta la fecha. Pero, si el problema es la falta de datos, Johnson tampoco los tenía cuando optó unilateralmente por poner fin a la relación con ShotSpotter.

ShotSpotter es solo la última de varias decisiones del alcalde que no solo están siendo cuestionadas sino que también están impulsando acciones para revocarlas por parte de quienes están en el poder para hacerlo. En Springfield, hay esfuerzos para impedir que la Junta de Educación de Chicago, elegida personalmente por Johnson, realice cambios en las escuelas de inscripción selectiva esencialmente durante la duración de su mandato, así como para revertir la decisión de la junta escolar, con el apoyo de Johnson, de eliminar a todos los policías de Chicago de escuelas secundarias públicas incluso si los consejos escolares locales de esas instituciones no están de acuerdo.

Cuando un alcalde es tan impopular y políticamente débil como lo es Johnson, no obtiene el beneficio de la duda, incluso si puede decir que simplemente está cumpliendo las promesas que hizo durante la campaña. Hacer campaña y gobernar son diferentes.

Los observadores atentos de la política de Chicago han notado durante décadas la ironía de que el sistema gubernamental de Chicago por estatutos confiera mucho poder a la legislatura local y relativamente poco al ejecutivo. Los dos alcaldes Daley ejercieron tal dominio sobre el consejo que la conciencia pública sobre la configuración fundamental era escasa fuera de los adictos a la política.

Ciertamente, Johnson ya es consciente de los poderes relativamente débiles de su cargo. Y la ciudad en general también se está dando cuenta. Corresponderá al alcalde adaptarse. ShotSpotter es sólo el último ejemplo de cómo necesita dejar de lado su hábito de gobernar por decreto y trabajar más duro para fomentar el consenso en torno a cuestiones (como la seguridad pública) que preocupan a todo Chicago.

Traducido por Leticia Espinosa/TCA



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here